Cómo hacer tu instalación fotovoltaica en casa ahora que ‘el impuesto al sol’ ha muerto – MICRO SOLAR ENERGY
Responsive image
Article

Cómo hacer tu instalación fotovoltaica en casa ahora que ‘el impuesto al sol’ ha muerto

https://www.elconfidencial.com/tecnologia/2018-10-13/como-montar-instalacion-fotovoltaica-casa_1629471/

Adiós a las trabas, los registros, las prohibiciones, los cargos… El ‘impuesto al sol’ ha llegado a su fin. Ahora es el momento idóneo para instalar paneles solares. ¿Sabes cómo hacerlo?

El autoconsumo energético parecer ser una realidad. Al menos, a día de hoy. El Consejo de Ministros ha aprobado recientemente un decreto-ley que acaba de un plumazo con el llamado “impuesto al sol”, una normativa que se instauró en 2015 que imponía multitud de trabas al autoabastecimiento de energía solar para las viviendas particulares y las empresas.

A partir de ahora, ya no será necesario que las instalaciones inferiores a 100 kW se inscriban en un registro. Además, gracias a la nueva medida aprobada por el Ministerio para la Transición Ecológica, varias casas se podrán beneficiar del autoconsumo compartido, algo idóneo si las placas están en un edificio de pisos, donde vive más del 65 % de la población en el país. Y por si fuera poco, quienes apuesten por instalar placas solares en casa y autogestionar su propia electricidad no tendrán que pagar ningún cargo.

RAFAEL MÉNDEZ

La nueva legislación, de hecho, también aligera el proceso administrativo que hay que completar para disfrutar del autoconsumo eléctrico. La mayor parte de las trabas y requisitos que exigía la anterior normativa ya no existirán. A esto se une la asombrosa caída en el precio de los paneles solares, algo que a buen seguro propiciará que muchos hogares y empresas decidan apostar por la energía solar. Si eres de los que en su día valoró esta posibilidad y luego descartó la idea por lo engorroso que resultaba a causa del “impuesto al sol”, ahora es el momento de retomar el proyecto. ¿Sabes cómo hacerlo?

En este caso tenemos dos opciones: bien contratar los servicios de una empresa especializada en la instalación de equipos de recolección, almacenaje y distribución de energía solar; o bien hacerlo por nuestra cuenta. En este caso, todo dependerá del presupuesto que tengamos para esta inversión.

Tardarás 18 años en rentabilizar la inversión y los paneles tienen una vida útil de 25 años (Imagen: congerdesign)
Tardarás 18 años en rentabilizar la inversión y los paneles tienen una vida útil de 25 años (Imagen: congerdesign)

Para que podamos hacernos una idea, si tomamos como referencia una vivienda unifamiliar situada en en centro de la Península, la instalación puede tener un coste de entre 9.000 y 11.000 euros. Si tomamos los datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), el consumo medio por hogar es de 3.487 kWh al año, que equivale a 9.553 Wh al día, lo que trae consigo un desembolso anual de alrededor de 520 euros, puesto que precio del kWh se sitúa en los 0,15 euros.

Teniendo en cuenta el precio aproximado del kit de instalación que ya hemos comentado y las posibles averías que pudieran darse, con el gasto añadido que ocasionarían en nuestro presupuesto, necesitaríamos 18 años para amortizar la inversión realizada. A partir de entonces, ahorraríamos todo el consumo eléctrico. Sabiendo que los paneles tienen 25 años de vida útil, podríamos ahorrar más de 3.600 euros.

Puedes encargarte tú de la instalación o contratar una empresa para que se encargue de todo (Imagen: 10 10)
Puedes encargarte tú de la instalación o contratar una empresa para que se encargue de todo (Imagen: 10 10)

A esta inversión hay que sumar los gastos añadidos que puedan surgir, ya que puede ser necesario o bien adecuar el tejado para la instalación de los paneles solares o bien realizar algún tipo de reforma o adecuación para la distribución de la energía. Además, puede que tengamos la opción de recurrir a ciertas ayudas o subvenciones, tanto de los ayuntamientos como de las diputaciones, que quieren animar a sus ciudadanos a apostar por esta energía renovable.

Tampoco podemos olvidar que estas placas requieren de una mantenimiento, algo que hay empresas que ya incluyen en sus packs de instalación y que, de hacerlo por nuestra cuenta, tendríamos que saber cómo y cuándo acometer la limpieza de los paneles para su correcto funcionamiento. Todos estos factores son importantes a la hora de valorar si nos decantamos por el autoconsumo energético o seguimos conectados a la red eléctrica.

Hazlo tú mismo

Cuando vayamos a ponernos manos a la obra, lo primero que tendremos que determinar es el tipo de paneles que vamos a instalar en nuestro hogar. Para ajustar nuestro presupuesto debemos conocer los diferentes tipos de paneles solares que existen y valorar cuál se adecua mejor a nuestras necesidades. Debemos tener en cuenta que hay tres tipos de placas: el panel solar fotovoltaico, el panel solar térmico y los paneles híbridos.

Los primeros son los más usuales, a los que habitualmente se recurre en este tipo de instalaciones. Este tipo de placas se encargan de capturar la energía que procede del sol para luego convertirla en corriente alterna, adecuada para alimentar los distintos aparatos que tenemos en casa. Es por esto que los paneles fotovoltaicos no pueden actuar por sí solos, sino que requieren un inversor, para convertir esa energía solar, y también de baterías de almacenamiento, para poder guardar la energía hasta que se use.

Paneles fotovoltaicos (Foto: Pixabay)
Paneles fotovoltaicos (Foto: Pixabay)

Estas placas están fabricadas con silicio, algo que comparten los distintos tipos que existen en el mercado. Por un lado, encontraremos los paneles monocristalinos, que son de color negro, tienen las esquinas recortadas con un chaflán y son los maś eficientes de cuantos hay en el mercado. Por otro lado están los policristalinos, a los que podremos distinguir por tener un color azulado y no tener las esquinas recortadas. A esto hay que sumar que son menos eficientes, un detalle muy relevante a la hora de comprar los paneles de la instalación que vayamos a acometer.

En cuanto a los paneles solares térmicos o colectores solares, aunque menos habituales en las instalaciones, también resultan útiles. Este tipo de placas, en lugar de convertir la luz del sol en energía, la convierten en calor, de tal forma que se puede utilizar para climatizar o bien la vivienda o bien el agua sanitaria. En este caso también existen distintos tipos. Se suele diferenciar entre los de baja, media y alta temperaturaLos colectores térmicos de baja temperatura se suelen utilizar para las viviendas, donde no es necesario que el agua sobrepase los 65ºC, mientras que los de alta sirven para instalaciones industriales donde el agua es necesario que alcance los 500ºC.

Instalación Solar Térmica de Baja Temperatura
Instalación Solar Térmica de Baja Temperatura

Por último, encontramos los paneles solares híbridos que combinan las características de fotovoltaicos y térmicos. Este tipo de placas no solamente aprovechan la energía solar para poder climatizar una vivienda o calentar el agua que se utiliza en la misma, sino que también la convierten en electricidad para que puedan funcionar todos los electrodomésticos y dispositivos que hay en ese hogar.

Baterías y venta de excedente

Para conseguir la independencia energética por completo, no solo debemos instalar unos paneles solares en el tejado de casa o del bloque de viviendas en el que residimos, sino que también debemos realizar una instalación para sacar el máximo partido a la energía que produzcan. Para ello, debemos hacernos con una batería en la que podamos almacenar toda la electricidad que no consumamos al momento o que queramos utilizar para un fin concreto, como pudiera ser recargar la batería de un coche eléctrico.

La batería Powerwall de Tesla es la alternativa más popular, pero no es la única del mercado (Imagen: Bryan Alexander)
La batería Powerwall de Tesla es la alternativa más popular, pero no es la única del mercado (Imagen: Bryan Alexander)

Lo ideal en estos casos es hacerse con una batería de litio. Si bien existen otras opciones más económicas, como puedan ser las de plomo ácido, es preferible realizar una mayor inversión por las prestaciones que ofrecen. Además de ocupar poco espacio y pesar poco, no emiten gases, por lo que se pueden instalar en cualquier lugar. A esto debemos sumar que el tiempo de carga es menor y se pueden descargar por completo sin que esto afecte a su vida útil. Actualmente son muchas las compañías que están apostando por este tipo de baterías y, a medida que se extienda su uso, su precio irá en descenso. Si decidimos adquirir una de estas, una buena alternativa pueden ser las Powerwall de Tesla, quizá las más famosas, pero hay otras muchas opciones de firmas como LG o Mercedes Benz.

Y además de dónde almacenarla, tenemos que pensar qué hacer con la electricidad excedente, aquella que nos sobra, porque podemos ganar dinero si la comercializamos. Hay compañías como Holaluz o Aura Energía que, además de asesorar e incluso realizar la instalación, compran la energía que no se aprovecha para servirla al resto de sus clientes.

AROA FERNÁNDEZ

Por todo ello, si fue el “impuesto al sol” el que dio al traste con tu intención de realizar una instalación solar en casa para tu autoconsumo, ahora podría ser el momento idóneo para cambiar esto. Los precios de los paneles solares están bajando, las alternativas se han multiplicado, las instituciones tienen intención de subvencionar este tipo de energía alternativa y, lo más importante, ya no existen trabas burocráticas. Es el momento de retomar ese proyecto.